Fundación Grupo Norte lanza ‘Mi vida, mi hogar’, un nuevo proyecto de atención residencial para personas mayores

  • Basado en los principios de empoderamiento y autodeterminación de la persona mayor, deja atrás el modelo atrás el modelo actual fundamentado en cuidados asistenciales y sanitarios. 
  • El proyecto pretende anticiparse para afrontar el cambio generacional que se avecina. 

Fundación Grupo Norte ha presentado esta mañana en Valladolid ‘Mi vida, mi hogar’, un nuevo proyecto de Atención Integral Centrado en la Persona (AICP), dirigido a los mayores, que toma como referencia el modelo ‘En mi casa’ impulsado por la Junta de Castilla y León, y con el que pretende adaptarse mejor a las singularidades de cada centro y de cada residente. Todo ello con el objetivo final de que las personas mayores puedan desarrollar su vida de acuerdo a sus valores y costumbres.

El proyecto se ha presentado esta mañana en el Centro Regional de Formación y Estudios Sociales (CREFES) en una jornada técnica para profesionales que ha contado con la presencia de la presidenta de Fundación Grupo Norte, Almudena Fontecha, el consejero delegado de Grupo Norte, César Ruiz, y el director general de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León, Pablo Rodríguez.

‘Mi vida, mi hogar’ apuesta por un nuevo marco de derechos, basado en los principios de autodeterminación y empoderamiento de la persona, superando el modelo actual basado en la provisión de cuidados asistenciales y sanitarios. Un empoderamiento que se manifiestas en tres vertientes: el de la persona mayor, los familiares y los propios trabajadores de la residencia.

Almudena Fontecha, presidenta de Fundación Grupo Norte, y Pablo Rodríguez, director general de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León.
Almudena Fontecha, presidenta de Fundación Grupo Norte, y Pablo Rodríguez, director general de Familia y Políticas Sociales de la Junta de Castilla y León.

 

En lo que se refiere a la persona mayor, Almudena Fontecha ha explicado que ‘Mi vida, mi hogar’ la sitúa “en el centro de la organización, como actores protagonistas en la toma de decisiones del centro, que serán escuchadas para hacer efectivos sus deseos y aspiraciones”. Algo que se materializa en aspectos como la adecuación y decoración de su habitación con enseres personales para acercarse lo máximo posible al concepto de hogar familiar, pasando por la elección de la hora de levantarse o acostarse, hasta la realización de propuestas de mejora del propio centro para hacer su vida más plena. También contarán con una historia y un proyecto de vida, como garantes del derecho a la autodeterminación de los usuarios, que deberá contener un exhaustivo plan de apoyos que garantice una mejora en su calidad de vida. Además, cada residente tendrá a su disposición un profesional de referencia para atender todas sus necesidades de una forma personalizada.

Por otro lado, el papel de las familias será clave en el día a día de la residencia. Se trata en este capítulo de desechar barreras y horarios para que ellos mismos participen e intervengan  en el proyecto de vida del residente. “En nuestros centros fomentamos  una relación de confianza con las familias, porque son ellas las que nos van a dar la clave a la hora de ofrecer un servicio de máxima calidad”, afirma Fontecha.

Finalmente, el empoderamiento de los propios trabajadores del centro es otro de los elementos diferenciales de este proyecto. Algo que comienza por implementar su formación y que continúa con una mayor autonomía. “Eliminamos así todo proceso más productivo y en cadena  para pasar a desarrollar una metodología de trabajo en la que los profesionales son una pieza fundamental en la vida del residente”, afirma Alberto Cifuentes, responsable nacional del área de mayores de Grupo Norte. Gracias a ello, “el profesional se sentirá más realizado, lo que revertirá en la mejora del cuidado de todas y cada una de las personas”, añade.

NUEVA REALIDAD INTERGENERACIONAL

‘Mi vida, mi hogar’ pretende conseguir de este modo centros capaces de adaptarse a un fuerte cambio generacional que se avecina, en el que los futuros residentes van a ser significativamente diferentes a los actuales. “Debemos atender a las necesidades reales y actuales de los residentes que ahora se encuentran institucionalizados en nuestros centros y ser capaces, al mismo tiempo, de incorporar las modificaciones precisas según los cambios sociales que ya van apareciendo”, afirma Alberto Cifuentes

Consecuente con la política de calidad y de mejora continua que impulsa Fundación Grupo Norte, la entidad se compromete a implantar este proyecto de manera paulatina en los próximos meses en las siete residencias y los tres centros de día –tanto de ámbito público como privado- que gestiona en la actualidad.

Unos centros en los que se llevará a cabo sesiones de evaluación y control y se establecerá una continua retroalimentación entre todos ellos, para reflejar, en un cuaderno de bitácora, todas las fases del proyecto y los puntos de mejora para su puesta en marcha.